Archivo de la categoría: MiVida

Nos cambiamos de barrio !

Sin más que agregar, les dejo el link:

http://blog.artangelo.net/

Saludos, y gracias a los que leyeron mientras esto estaba aqui

En mi ipod

Estoy aquí, sentado en el aula magna de la universidad de Chile. Hace apenas un par de días que tengo este iPod touch. Mas adelante quizá pueda escribir algo mas. Tengo q presentar chao!

Mi tarjeta Virtual

Ahora en vacaciones es mucho más facil darme una actualizada no?

A mi Google reader llegó un post contandome sobre este servicio que te armaba en 6 simples pasos, una tarjeta virtual, enfocada sobre todo a lo social, y como tengo hartas cosas que hacer, pero esta no era una de ellas, me animé a perder más tiempo y me hice una. Les dejo aqui abajito el banner para que vayan a ver lo linda que quedó.

card.ly

hopeless

es super charcha el sentimiento de desesperanza. como que te quita todas las ganas de hacer las cosas, todo el ánimo.

un temita asi medio llorón para acompañar al post. ojala mañana se me pase esta wea.

viña del mar

Me mando un viaje a viña del mar. Me voi mañana Viernes, y vuelvo el Domingo. El Sábado tenemos presentación de la llamada.

Como ya compré la memory stick para mi dsc w-130 podré tomar algunas fotillos, y as usual, publicarlas en mi flickr, las que crea que valgan la pena. Que bueno que terminará el ciclo de presentaciónes de La Llamada, para poder dedicarme más a los estudios, sacar las pegas pendientes de IFMSA-Chile, y seguir haciendo crecer Matasanos. Y claro, poder publicar con mayor frecuencia aqui, que lo tengo medio botado.

Anyway, c u folks !

cirugia

la cirugia me tiene sin tiempo para nada.

Hoy, quiero ser mujer

Este texto, escrito para el último dia internacional de la mujer (8 de marzo), presenta de cruda y sincera forma, uno de los temas aún vigentes en este siglo XXI, el machismo.

Hoy quiero ser mujer por un día.
Estar en Darfur y saber qué se experimenta cuando mi cuerpo es botín de guerra de las tropas sudanesas.
Estar en Kosovo y saber qué se siente cuando un soldado de la ONU, bien pagado y alimentado, me exige mi cuerpo a cambio de una ración de comida para mis hijos.
Entrar a un juzgado como abogada y sentir la humillación de que un secretario me mire el culo en lugar de mirarme a los ojos.
Entrar con mi guardapolvo de médica a la cafetería de un hospital y verificar que mis colegas varones cuentan los chistes e historias más soeces cuando yo estoy presente.
Ser la hija púber de una puestera en el noroeste argentino y oír cómo el patrón le reclama a mi madre que me entregue a él esta noche. O una niña aborigen violada por chicos blancos absueltos por jueces blancos en un fallo de toda negrura.
Cumplir quince años y pedirles de regalo a mis padres unas tetas de silicona y ver cómo ellos me lo conceden sin tratar de persuadirme de lo contrario. Tratar de entender por qué todas mis amigas también parecen ser infelices, devaluadas y despreciadas mientras no consiguen sus nuevas tetas de silicona.
Cumplir alguna edad por encima de los 50 y enterarme de que mi esposo cuenta por ahí, entre risotadas, que soy una bruja gorda, y tratar de entender por qué nunca se ocupó de avisarme que me había convertido en una bruja gorda. Tratar de recordar cuándo fue la última vez que me compró algo bonito o me elogió los zapatos, o se dio cuenta de que había cambiado mi peinado. O en todo caso, la última vez que comentó conmigo un libro, una película o una noticia del diario.
Querer ir a la escuela para aprender a leer en Guinea Ecuatorial, Ghana o Burkina Faso y saber qué se siente cuando me dicen que no, que no necesito leer para atender con mis manos desnudas una labranza cada año menos provechosa.
Ir a una comisaría a denunciar un abuso sexual y saber qué se siente cuando dudan de mi palabra o me convierten en sospechosa.
Ir a otra comisaría a denunciar que mi marido o novio me molió a golpes y tratar de entender por qué me preguntan si, en realidad, no me caí por la escalera.
Quiero por un día ser una mujer bosnia, o rwandesa, o juarense(de Ciudad Juárez, recuerdan?), o tucumana, o dominicana, o guatemalteca. O una de las quince mil niñas expulsadas de las escuelas en Tanzania en sólo tres años por quedar embarazadas. O una de ese veinte por ciento admitido de mujeres de los 27 países de la Unión Europea que sufren algún tipo de violencia doméstica. O una obrera u oficinista norteamericana empleada en esa automotriz japonesa que inventó el “control total de calidad”, para experimentar cómo es esperar diez años para que mi sindicato me asista en una demanda por acoso.
Quiero tener por un día ojos de mujer para mirar desde ahí la grotesca miseria del machismo.

No puedo hacer nada de esto, claro.
A duras penas puedo imaginarlo, y es tanto el horror, tan furiosa la indignación que me provoca, que me parece que únicamente las mujeres pueden tener el coraje y el instinto para resistir todo esto y, si sobreviven, seguir adelante.
No es necesario ni útil, tampoco, que yo imagine ser mujer por un día. Las mujeres tienen, en otras mujeres igualmente valientes, voces suficientemente autorizadas. Todo esto está dicho, denunciado, recopilado, documentado, registrado. Todo esto ha sido una y otra vez reclamado a gobiernos y organismos internacionales, a las democracias, las autocracias y las teocracias.
Pensándolo bien, creo que hoy preferiría ser gallego.
Sí, gallego, porque me he enterado de que en Galicia se ha formado una organización de varones, la primera, dedicada a combatir y erradicar el machismo. Gallegos, los de los chistes de gallegos, de cejas hirsutas y acento montaraz, fueron pioneros en las agrupaciones y foros contra el machismo que luego se replicaron en toda España.
Quisiera tener por aquí cerca a un grupo de pares, de varones, que pudiéramos marchar hoy con esa pancarta que dice “no seas macho, sé hombre” que vi por televisión en unas marchas en Lugo y Santiago de Compostela.
Quisiera que, dentro de un año, el 8 de marzo, la lista de triunfos en favor de la igualdad de las mujeres sea, de una vez por todas, mucho más larga que la lista de agravios.
Hoy no seré mujer, ni siquiera por un segundo. Pero me sentiré cerca de cada mujer. Y de cada hombre que se sienta cerca de cada mujer. Muy cerca.

Fuente:  Edgardo Abramovich